Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Historia
Está Vd. en Inicio >> Historia >> Contexto Histórico
Contexto Histórico
Pulse sobre las imágenes para verlas en detalle

El Auditorio de Las Palmas de Gran Canaria lleva el nombre de Alfredo Kraus, el tenor canario más internacional y más querido por el gran público. Este es un gesto de homenaje y agradecimiento por toda su labor en el mundo de la música, llevando el nombre de la ciudad por todo el mundo a través de su figura.

El edificio que alberga al Auditorio Alfredo Kraus, obra del arquitecto Óscar Tusquets, es una de las construcciones más singulares y representativas de Las Palmas de Gran Canaria. Situada al final de la playa de Las Canteras, esta fortaleza aislada y autónoma, fue ideada como un faro para señalar y proteger a la ciudad. Desde su inauguración la imagen del Auditorio Alfredo Kraus como vigía de la playa de Las Canteras se ha convertido en una de las estampas más emblemáticas de la capital grancanaria.

Su construcción se produjo entre los años 1993 y 1997 y supuso todo un revulsivo, dando una nueva vida a esta zona de la ciudad y reactivando un sector cultural que demandaba un recinto multifuncional para albergar actos de todo tipo.

El 5 de diciembre de 1997 tuvo lugar su inauguración por parte de S.A.R. el Príncipe de Asturias acompañado por el tenor grancanario Alfredo Kraus. La velada concluyó con un fantástico concierto interpretado por el Coro y la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria dirigida por el maestro Adrian Leaper y acompañado por la Coral

Polifónica de la Universidad de Las Palmas de gran Canaria y la pianista Alicia de Larrocha. De esta forma, el Auditorio Alfredo Kraus se convirtió en un referente para la cultura de Las Palmas de Gran Canaria y en un espacio esencial para la celebración de congresos en la capital.

Erigido sobre un zócalo de roca volcánica, el edificio cuenta con 16.750 m2 de superficie útil distribuidos en 25 salas capaces de acoger desde una reunión para 20 personas a un gran congreso o convención para 4.600 asistentes.

Junto a las salas dispone de amplios espacios interiores de descanso y ocio, prolongados hacia el exterior a través de una zona privilegiada de la ciudad en la que se contemplan el paseo que bordea los cinco kilómetros de la playa de Las Canteras.

En la Sala Sinfónica del Auditorio, además el enorme ventanal que se abre entre el patio de butacas y el mar, destaca un espectacular órgano que, con sus 2.750 tubos, es uno de los más grandes de Canarias y el único laico de la isla de Gran Canaria.

El citado instrumento se inauguró el 21 de octubre 1999 con un concierto que contó con la presencia de la princesa Irene de Grecia en el palco principal. El recital, a cargo del prestigioso organista Wolfgang Seifen, fue a beneficio de la Fundación Mundo en Armonía que preside Irene de Grecia.

Diseño del maestro organero Gabriel Blancafort, y ejecutado por su hijo y sucesor, Albert Blancafort (Organers de Montserrat), la peculiaridad de este instrumento en particular es que en realidad son tres órganos en uno, ya que se puede utilizar como instrumento barroco, ideal para las interpretaciones de música de esta época, como órgano romántico, de sonido más oscuro y robusto y un tercer órgano, el español, a imitación de los maestro organeros clásicos españoles. La majestuosidad, sonoridad y solemnidad de su sonido confiere este órgano a la Sala Sinfónica del Auditorio Alfredo Kraus es, sin duda, un aliciente más para acudir a este recinto.
En noviembre 2002, coincidiendo con su quinto aniversario, se amplía el Auditorio Alfredo Kraus con la inauguración de las salas San Borondón y Alegranza, dotando así al recinto de unas nuevas instalaciones que complementan su oferta.

Ocho años más tarde, el 3 noviembre de 2010, se inaugura la sala polivalente, un espacio de 587 m2 con capacidad para 610 personas y con un mecanismo innovador a nivel mundial para recoger las butacas. Esta sala, obra del arquitecto catalán Óscar Tusquets, se utiliza para todo tipo de eventos y conciertos, lo que supuso un nuevo espacio novedoso dentro del Auditorio.

El 17 de enero de 2014 la sala polivalente del Auditorio Alfredo Kraus pasa a denominarse Sala Jerónimo Saavedra Acevedo, reconocimiento por su contribución al fomento de la cultura en el archipiélago, con motivo del 30 aniversario de la puesta en marcha del Festival de Música de Canarias, de la que el Auditorio Alfredo Kraus es sede.

A lo largo de su trayectoria, el Auditorio Alfredo Kraus ha ido consolidándose como un recinto único e indispensable en la ciudad ya que todo tipo de eventos, tanto culturales como sociales se celebran en sus instalaciones. Además, su edificio, parte inseparable ya de la playa de Las Canteras, es un emblema característico de Las Palmas de Gran Canaria en todo el mundo.

Está Vd. en Inicio >> Historia >> Contexto Histórico
Contexto Histórico
Pulse sobre las imágenes para verlas en detalle

El Auditorio de Las Palmas de Gran Canaria lleva el nombre de Alfredo Kraus, el tenor canario más internacional y más querido por el gran público. Este es un gesto de homenaje y agradecimiento por toda su labor en el mundo de la música, llevando el nombre de la ciudad por todo el mundo a través de su figura.

El edificio que alberga al Auditorio Alfredo Kraus, obra del arquitecto Óscar Tusquets, es una de las construcciones más singulares y representativas de Las Palmas de Gran Canaria. Situada al final de la playa de Las Canteras, esta fortaleza aislada y autónoma, fue ideada como un faro para señalar y proteger a la ciudad. Desde su inauguración la imagen del Auditorio Alfredo Kraus como vigía de la playa de Las Canteras se ha convertido en una de las estampas más emblemáticas de la capital grancanaria.

Su construcción se produjo entre los años 1993 y 1997 y supuso todo un revulsivo, dando una nueva vida a esta zona de la ciudad y reactivando un sector cultural que demandaba un recinto multifuncional para albergar actos de todo tipo.

El 5 de diciembre de 1997 tuvo lugar su inauguración por parte de S.A.R. el Príncipe de Asturias acompañado por el tenor grancanario Alfredo Kraus. La velada concluyó con un fantástico concierto interpretado por el Coro y la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria dirigida por el maestro Adrian Leaper y acompañado por la Coral

Polifónica de la Universidad de Las Palmas de gran Canaria y la pianista Alicia de Larrocha. De esta forma, el Auditorio Alfredo Kraus se convirtió en un referente para la cultura de Las Palmas de Gran Canaria y en un espacio esencial para la celebración de congresos en la capital.

Erigido sobre un zócalo de roca volcánica, el edificio cuenta con 16.750 m2 de superficie útil distribuidos en 25 salas capaces de acoger desde una reunión para 20 personas a un gran congreso o convención para 4.600 asistentes.

Junto a las salas dispone de amplios espacios interiores de descanso y ocio, prolongados hacia el exterior a través de una zona privilegiada de la ciudad en la que se contemplan el paseo que bordea los cinco kilómetros de la playa de Las Canteras.

En la Sala Sinfónica del Auditorio, además el enorme ventanal que se abre entre el patio de butacas y el mar, destaca un espectacular órgano que, con sus 2.750 tubos, es uno de los más grandes de Canarias y el único laico de la isla de Gran Canaria.

El citado instrumento se inauguró el 21 de octubre 1999 con un concierto que contó con la presencia de la princesa Irene de Grecia en el palco principal. El recital, a cargo del prestigioso organista Wolfgang Seifen, fue a beneficio de la Fundación Mundo en Armonía que preside Irene de Grecia.

Diseño del maestro organero Gabriel Blancafort, y ejecutado por su hijo y sucesor, Albert Blancafort (Organers de Montserrat), la peculiaridad de este instrumento en particular es que en realidad son tres órganos en uno, ya que se puede utilizar como instrumento barroco, ideal para las interpretaciones de música de esta época, como órgano romántico, de sonido más oscuro y robusto y un tercer órgano, el español, a imitación de los maestro organeros clásicos españoles. La majestuosidad, sonoridad y solemnidad de su sonido confiere este órgano a la Sala Sinfónica del Auditorio Alfredo Kraus es, sin duda, un aliciente más para acudir a este recinto.
En noviembre 2002, coincidiendo con su quinto aniversario, se amplía el Auditorio Alfredo Kraus con la inauguración de las salas San Borondón y Alegranza, dotando así al recinto de unas nuevas instalaciones que complementan su oferta.

Ocho años más tarde, el 3 noviembre de 2010, se inaugura la sala polivalente, un espacio de 587 m2 con capacidad para 610 personas y con un mecanismo innovador a nivel mundial para recoger las butacas. Esta sala, obra del arquitecto catalán Óscar Tusquets, se utiliza para todo tipo de eventos y conciertos, lo que supuso un nuevo espacio novedoso dentro del Auditorio.

El 17 de enero de 2014 la sala polivalente del Auditorio Alfredo Kraus pasa a denominarse Sala Jerónimo Saavedra Acevedo, reconocimiento por su contribución al fomento de la cultura en el archipiélago, con motivo del 30 aniversario de la puesta en marcha del Festival de Música de Canarias, de la que el Auditorio Alfredo Kraus es sede.

A lo largo de su trayectoria, el Auditorio Alfredo Kraus ha ido consolidándose como un recinto único e indispensable en la ciudad ya que todo tipo de eventos, tanto culturales como sociales se celebran en sus instalaciones. Además, su edificio, parte inseparable ya de la playa de Las Canteras, es un emblema característico de Las Palmas de Gran Canaria en todo el mundo.

De siempre,
La Playa sueña y espera,
varada junto a La Ciudad.
Larga vigilia. Inmensa ilusión.
Al fin,
el Auditorio
- Tusquets fecit -
llega a la Playa
para desposarse con Las Canteras.
La Ciudad y la Isla estremecen de gozo
y llega el Auditorio.
Lo llaman,
Para nombrarlo,
de
Alfredo Kraus
que,
con Benito Pérez Galdós,
anclan, para siempre,
en la Historia de la Humanidad.
Nacidos en
Las Palmas de Gran Caaria,
Kraus y Galdós
Inscribe en el friso de la Historia
El nombre de esta Ciudad.

Texto programa inauguración Auditorio Alfredo Kraus
diciembre 1997